¿Qué sucede cuando compras aparatos eléctricos defectuosos?

Comparte la noticia:

Cuando tenemos que aprovisionar nuestra vivienda de algún artículo o material concreto, procuramos evaluar todas las posibilidades de las que disponemos con respecto a la nueva adquisición. Tenemos en cuenta la marca, que de por sí constituye una garantía de calidad, y miramos que el consumo eléctrico que genere se encuentre dentro de nuestras expectativas, incluso intentaremos que no nos cree ningún conflicto con la instalación eléctrica de nuestra vivienda.

Además debemos tener en cuenta el precio, puesto que aunque busquemos las mayores y mejores prestaciones, una comparativa respecto al coste es imprescindible para tomar una buena decisión.

Pero hay otros condicionantes, igualmente importantes a la hora de decidirnos por todo tipo de material eléctrico, las posibles ofertas de artículos defectuosos o con tara, que se nos presentan como de calidad, con un precio muy interesante. Si optamos por aceptar alguna de estas ofertas, teniendo en cuenta que a veces esa tara o defecto es casi imperceptible, corremos el riesgo de perder la inversión, puesto que por lo general, no nos ofrecerá la misma garantía que un producto nuevo de calidad. Tampoco olvidemos que se trata de un material defectuoso, y puede ser que no reúna los requerimientos necesarios para una buena optimización del consumo eléctrico, y provoque fallos reiterados en nuestra instalación eléctrica.

La garantía como valor añadido

La garantía es un derecho reconocido por la Ley, mediante la cual, se ofrece una protección durante un tiempo limitado frente a posibles desperfectos o averías, en relación con un artículo o un servicio en concreto. Según la normativa de la Unión Europea, el tiempo de garantía legal se establece en dos años. El proveedor del artículo puede ofrecer una ampliación, siempre atendiendo a que la normativa indica claramente que debe favorecer al consumidor.

Otro detalle que destaca la citada normativa es que el vendedor está obligado a reparar, o sustituir gratuitamente el artículo en cuestión, y en caso de no ser factible esta solución, deberá reintegrar el importe abonado.

Esta garantía plena que ofrece un componente o artículo eléctrico nuevo y de calidad no la suelen ofrecer con los materiales con tara. Se podrían clasificar con las mismas características de lo que ofrece una compra de material de segunda mano, donde la cobertura nunca será superior a seis meses, o como mucho un año, y en cuanto a lo relativo a la devolución del material defectuoso, solamente se podrá realizar si se estipula previamente en el contrato de compraventa.

Recomendaciones previas a la compra

En las especificaciones de los artículos que vamos a comprar, incluso antes de abrirlo, podemos hacer una evaluación previa y eficaz de la cobertura que nos ofrecen, tanto el fabricante como el vendedor. Esta información nos puede servir de apoyo para saber que estaremos debidamente protegidos, en caso de encontrarnos con algún aparato eléctrico defectuoso, y siempre antes de comprarlo. La marca puede ser una garantía de calidad, pero cabe la posibilidad de que nos encontremos con algún material dañado, y puesto que es mejor prevenir, debemos estar muy atentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *